Ventajas de la sociedad holding para la gestión de la empresa familiar

2018-09-28T08:07:59+00:0017/08/2018|

¿Qué es una sociedad holding y cómo puede ayudarte a gestionar la empresa familiar? Cada vez son más las familias que se atreven con este modelo de gestión de su patrimonio empresarial, hasta ahora utilizado solo por grandes empresas.

En el post de hoy nos adentramos en las estructuras holding, su funcionamiento y por qué son una excelente vía para la administración de empresas familiares.

¿Qué son las sociedades holding?

Un holding no es más que un grupo de empresas. En esta forma de organización existe una empresa dominante de la cual dependen las filiales o sociedades subordinadas.

Aunque las filiales poseen personalidad jurídica propia, al estar subordinadas a la matriz no tienen verdadera capacidad de decisión.

En estos grupos, la sociedad que realmente lleva el control del grupo es la matriz, pues todas las demás son compañías participadas.

Esto supone que las sociedades inferiores carecen por completo de autonomía de gestión económica y financiera.

Por ello, las normas de atribución de responsabilidad están señalando cada vez con más convicción a la sociedad dominante en el caso de que concurran infracciones e incluso delitos.

Principales beneficios de la sociedad holding para la empresa familiar

La estructura holding viene utilizándose por empresas cada vez más pequeñas, ya que esta forma de organizar el negocio tiene ventajas a distintos niveles.

Incentivos fiscales

Las sociedades holding están reconocidas como grupos de sociedades en el Código de Comercio. Por tanto, el tratamiento tributario que reciben se amolda a su realidad específica.

Por ejemplo, se les dota de un régimen tributario particular que permite la compensación de beneficios y pérdidas entre las sociedades del grupo.

Además, a fin de evitar la doble imposición, no se consideran imponibles acciones como la distribución de beneficio o venta de participaciones entre las sociedades del grupo.

Asimismo, se aplican reducciones tanto en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones como el Impuesto sobre el Patrimonio.

Por supuesto, al tratarse de incentivos fiscales, el grupo debe cumplir con todos los requisitos que la legislación tributaria exija en cada momento.

Organización de las sociedades holding

Una de las principales ventajas de las sociedades holding es su estructura modular, que permite realizar con gran facilidad algunas de las principales operaciones societarias.

Al elaborar esta estructura, cada filial se encarga de una rama de la actividad principal. De este modo, a la sociedad dominante le resulta más fácil coordinar la actuación global.

A la vez, si hubiera que vender alguna parte del negocio – por ejemplo,  por haber externalizado servicios, por presentar pérdidas sistemáticas o por recibido una interesante propuesta de compra -, la empresa matriz puede desprenderse de su apéndice sin perder su capacidad de actuación.

Crecimiento sostenible

Actualmente, los negocios observan las arquitecturas escalables como un valor en alza. Y es que, cuando un negocio puede adaptarse a las circunstancias de cada momento gracias a su estructura modular, presenta ciertas garantías de continuidad y solvencia que no tienen otras figuras más sólidas.

Esto hace particularmente interesante al grupo de empresas cuando lo que se desea es gestionar una empresa familiar.

La posibilidad de añadir o enajenar filiales permite que el grupo se amolde mejor no solo a las circunstancias del mercado sino también a las aptitudes y capacidades del familiar que esté a cargo en cada momento.

Si, por ejemplo, los familiares no consiguieran gestionar una rama de negocio en un momento dado, podrían contratar a alguien para dirigirla. Del mismo modo, si entrara al grupo un nuevo componente capaz de desarrollar nuevas funciones, tan solo habría que diseñarle una nueva filial.

Todo ello, por supuesto, controlado en todo momento desde la matriz. Es decir, este tipo de forma social permite a cada uno de los socios-familiares especializarse en su rama, al tiempo que el control real recae sobre la sociedad holding de la que todos ellos forman parte.

Conclusión

Estas ventajas fiscales y organizativas hacen que la sociedad holding se presente como una de las opciones más interesantes a la hora de gestionar una empresa familiar.

Determinar los beneficios de la sociedad holding dependerá, por supuesto, de las circunstancias concurrentes en cada escenario. Sin embargo, el grupo de empresas es una de las formas más flexibles y ventajosas de explotar la empresa familiar.

Si bien es cierto que existen motivos para evitar la comunicación de patrimonios cuando se gestionan varias sociedades, no lo es menos que un negocio familiar persigue no solo maximizar el beneficio, sino también garantizar una fuente de ingresos para todos los componentes.

Por tanto, dado que las empresas familiares tienen un componente de solidaridad, la única desventaja de las sociedades holding (que puede ser la comunicación patrimonial y de responsabilidades) se ve compensada por el tipo de negocio al que se aplica.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies