¿Cómo dar de baja una empresa paso a paso: procedimiento, trámites y costes?

2020-09-09T17:50:30+00:0016/09/2020|

Dar de baja una empresa paso a paso

¿Estás valorando la posibilidad de dar un cambio de aires laboral y quieres cerrar tu negocio? ¿Tu negocio no ha funcionado como esperabas y necesitas dar de baja tu empresa?

Si es así, has llegado al lugar adecuado, porque en AYCE Laborytax te vamos a contar cómo dar de baja una empresa paso a paso, indicándote el procedimiento, los trámites que tienes que realizar y los costes que deberás asumir.

Mucha gente cree que con dejar una empresa inactiva quedará extinta automáticamente, pero esto es un error, ya que para dar de baja una empresa hay que afrontar un proceso de disolución, liquidación y extinción que confirme de manera definitiva y legal dicha baja.

Si quieres saber cómo dar de baja una empresa, presta atención y toma nota porque a continuación, te contamos todo lo que debes saber.


Te interesa:

Cierre de empresa por jubilación. ¿El trabajador tiene derecho a indemnización?


¿Cómo dar de baja una empresa?

Dar de baja una empresa es un poco más complicado de lo que parece, ya que hay que cumplir con una serie de requisitos indispensables para cumplir con la legalidad y garantizar la total disolución de la sociedad, y este proceso podría dilatarse en el tiempo.

Esto hace que muchos empresarios opten por dejar sus empresas inactivas, pero no disueltas. Dejar una empresa inactiva es mucho más rápido y sencillo, ya que tan solo hay que entregar el Modelo 036 en la Agencia Tributaria.

Dar de baja una empresa, podríamos decir que consiste en matar a esa empresa para siempre, mientras que dejarla inactiva sería dejarla en stand by, pudiendo retomar la actividad más adelante.

Por ello, a continuación te mostramos los pasos a seguir para dar de baja una empresa de forma definitiva.

Pasos para dar de baja una empresa: disolución, liquidación y extinción

> Disolución de la empresa

Para disolver una empresa tiene que darse alguna de las circunstancias recogidas en la Ley de Sociedades del Capital:

  • Cese del ejercicio de la actividad del objeto social.
  • No es posible conseguir el fin social de la empresa.
  • Se han paralizado órganos sociales de la sociedad.
  • La empresa que constituye el objeto de la sociedad ha concluido.
  • Existen pérdidas que hacen que el patrimonio neto de la empresa está por debajo de la mitad del capital social, o por debajo del mínimo legal establecido.
  • El valor nominal de las participaciones o acciones de la empresa sin voto exceden la mitad del capital social.

Si se da una de estas circunstancias, la Junta General deberá confirmar la baja de la empresa e inscribirla en el Registro Mercantil mediante escritura pública. Después, habrá que incorporar a la razón social de la empresa “en liquidación”, para así dejar claro el estado en que se encuentra.


Te interesa:

Tácticas efectivas para reactivar las ventas y recuperar clientes en tu negocio.


> Liquidación de la empresa

Para la liquidación de la empresa hay que hacer frente al pago de las deudas existentes, y para ello hay que convertir los activos de la empresa en dinero líquido.

En este proceso los administradores pierden su cargo y pasan a ser “liquidadores”, siempre y cuando no haya otros establecidos en los estatutos de la empresa. Los liquidadores se encargarán de llevar a cabo este proceso con garantías y de que el patrimonio de la empresa no se vea menguado.

Una vez abonadas las deudas, hay que repartir el sobrante entre los socios, teniendo en cuenta el porcentaje invertido por cada uno. Para ello hay que realizar un Balance de Liquidación Final, donde se plasmará el total activo de la empresa, el cual deberá ser aprobado por la Junta General.

Del Balance de Liquidación Final saldrán las cuotas de liquidación correspondientes a cada socio, que dependerán de la participación en el capital social de cada uno.

> Extinción de la empresa

Finalizadas las fases de disolución y liquidación, entramos en la fase de extinción de la empresa, que será el último paso para extinguir la empresa de forma definitiva.

Para ello, hay que elevar a escritura pública lo siguiente:

  • Confirmar que se ha finalizado el plazo previsto para impugnar el acuerdo que acepta el Balance de Liquidación Final sin que exista ninguna cuestión al respecto, ya sea abierta o pendiente.
  • Constatar que se ha realizado el pago de las deudas correspondientes con los acreedores, o a la consignación de créditos pertinentes para hacerles frente.
  • Constatar la cuota de liquidación correspondiente a cada socio.

Con estos datos, hay que inscribirla en el Registro Mercantil Provincial correspondiente, procediendo al asiento de cancelación registral. Este será el último acto que tendrá que aparecer en la hoja registral de la sociedad.

A partir de este momento, la empresa habrá quedado extinguida de forma definitiva, y por tanto, no se podrá dar marcha atrás ni habrá posibilidad de inscribirla de nuevo.

Baja de la empresa en la Agencia Tributaria

Una vez se ha inscrito la extinción de la sociedad, por último hay que dar de baja la empresa del Censo de Empresarios a través del Modelo 036. El plazo será de un mes máximo desde la inscripción.

También habrá que darse de baja en el Impuesto sobre Actividades Económicas si hubiera que tributar por él, presentando el modelo 840 en el mismo plazo.

Dar de baja una empresa paso a paso

Foto: Anastasiia Chepinska – unsplash

Conclusión

Estos son los pasos que debes seguir para dar de baja una empresa de forma definitiva. Si te ha quedado cualquier duda, puedes contactar con los asesores de AYCE Laborytax sin ningún tipo de compromiso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies