¿Varía la indemnización en función de los tipos de despido?

2018-08-30T11:51:51+00:0013/04/2018|

Uno de los derechos que corresponden a todo trabajador es el de obtener una indemnización por despido. Ahora bien, ¿las indemnizaciones se calculan siempre de la misma forma? ¿O es diferente según el tipo de despido?

Te recomendamos leer este artículo y despejar las dudas que existen sobre este punto.

El derecho a la indemnización por despido

La indemnización económica por despido es un derecho que se contempla en favor del trabajador, en una gran cantidad de países.

Especialmente, en aquellos que han experimentado movimientos que lograron introducir en la legislación los llamados Derechos de Segunda Generación o Derechos Sociales.

En contrato laboral, suele establecerse que, cuando una de las partes lo termina intempestiva e injustificadamente, la otra tiene derecho a percibir una compensación.

Este espíritu también se ha trasladado al contrato de trabajo. Si se termina la relación laboral por una causa no imputable al trabajador, este tiene derecho a percibir una suma de dinero.

España no escapa al reconocimiento de este derecho en su legislación laboral. Ahora bien, seguidamente, verás cómo este derecho no es absoluto.

Una cuestión clave para fijar la indemnización: el tipo de despido

Por empezar, hay que determinar el tipo de despido, para analizar si procede la indemnización.

Cuando el trabajador es despedido por motivos disciplinarios, no tiene derecho a percibir una indemnización. Por ejemplo, si ha insultado a superiores en reiteradas oportunidades o se ha peleado con sus compañeros.

Desde luego, el trabajador puede cuestionar este tipo de despido, en sede judicial, y reclamar su indemnización, pero esa es otra historia.

La indemnización por despido debe pagarse en dos casos: despido objetivo y despido colectivo.

Indemnización por despido objetivo

El despido objetivo procede por las siguientes razones:

  1. Ineptitud del trabajador;
  2. Falta de adaptación del trabajador a modificaciones técnicas;
  3. Causas productivas, técnicas, organizativas o económicas;
  4. Inasistencias reiteradas al trabajo;
  5. Falta de presupuesto (solo para ONGs).

Indemnización por despido colectivo

Por su parte, el despido colectivo se da cuando alcanza al menos al 10 % del personal de las empresas que tengan entre 100 y 300 empleados.

También cuando afecta a 30 trabajadores, si la empresa tiene 300 o más, o la empresa tenga más de 5 trabajadores y todos ellos sean despedidos por cese de la actividad y cierre de la empresa.

Además, deben existir causas productivas, organizativas, económicas o técnicas.

Tanto el despido objetivo como el colectivo deben ser procedentes. Es decir, deben darse todos los requisitos exigidos para que los despidos se consideren como tales.

¿Cómo se calcula la indemnización por despido?

Cómo calcular la indemnización por despido

Dependiendo del tipo de despido del que se trate, será diferente el cálculo de la indemnización.

Un elemento principal que se tiene en cuenta es la antigüedad en el puesto de trabajo.

Cuando se trata de un despido objetivo, el trabajador recibe una indemnización equivalente a 20 días por año trabajado.

Es decir, el salario del trabajador correspondiente a 20 días se multiplica por sus años de antigüedad en la empresa. Esta fórmula tiene un tope: no puede superar el monto de 12 nóminas mensuales del empleado.

Puede ocurrir que el despido objetivo sea declarado improcedente por un Tribunal de Justicia.

En tal caso, el empleador puede optar entre reincorporar al trabajador o pagarle una indemnización mayor.

Si elige la indemnización, esta será de 33 días de salario por cada año trabajado, con un tope máximo de 24 nóminas mensuales.

En los casos de los despidos colectivos procedentes, la fórmula para calcular la indemnización es la misma, si no se negocia una mejor.

Sin embargo, hay que considerar que el despido colectivo debe ser consultado previamente con los representantes legales de los trabajadores despedidos.

Sobre la fecha de inicio del contrato

Las reglas que viste, hasta ahora, surgen de la Reforma Laboral aprobada en 2012 (Real Decreto Ley 3/2012). Con todo, es importante hacer una aclaración respecto a los contratos iniciados con anterioridad al mes de febrero de 2012.

En tales casos, cuando hay despido objetivo o colectivo improcedente, la indemnización se calcula de la siguiente manera:

  • 45 días de salario por año de antigüedad por el período transcurrido antes de la fecha de vigencia de la Reforma Laboral (con un tope de 42 mensualidades);
  • 33 días de salario por año de antigüedad por el período transcurrido después de la fecha de vigencia de la Reforma Laboral (con un tope de 24 mensualidades).

Supuestos especiales donde varía la indemnización según el tipo de contrato

Hasta aquí, vimos las reglas para la generalidad de los contratos.

Pero hay supuestos especiales, como el contrato de trabajo para el fomento de la contratación indefinida.

En este caso, si el despido se considera improcedente, la indemnización será de 33 días de salario por año de antigüedad, con un máximo de 24 nóminas y prorrateándose por meses las duraciones inferiores a un año. Independientemente de que la fecha de inicio del contrato sea con anterioridad a febrero de 2012.

Cuando la relación laboral sea de carácter especial, se aplica la fórmula prevista en dicha relación laboral.

Conclusión

La indemnización por despido es un derecho básico en toda relación de trabajo, pero tampoco es absoluto.

Los tipos de despido van a determinar la fórmula para calcular el monto de la indemnización.

¿Necesitas un asesor laboral de confianza? Ponte en contacto con nuestro equipo de AYCE Laborytax y te ayudaremos a resolver todas tus dudas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies