¿Qué tipos de administradores puede tener una sociedad?

2019-02-25T11:12:29+00:0018/01/2019|

La figura del administrador tiene un papel protagonista dentro de una empresa, ya que es la persona encargada de dirigir y tomar una serie de decisiones, que influirán directamente en el devenir de una sociedad.

Dicho esto, dentro de una empresa pueden existir diferentes tipos de administradores, en función de las circunstancias y necesidades que presente cada organización empresarial, cuyo principal objetivo es obtener buenos resultados y garantizar el funcionamiento de la propia empresa.

A continuación vamos a repasar los tres principales tipos de administradores que nos podemos encontrar en una sociedad, así como las funciones que llevará a cabo cada uno de ellos.


Quizá te interesa:

Deducción de las remuneraciones del administrador único con contrato laboral


Los diferentes tipos de administradores dentro de una organización empresarial

Administrador mancomunado

El tipo de administrador mancomunado suele ser el más habitual en aquellas empresas con capital dividido al 50%, o porcentajes similares.

Se caracteriza porque no cuenta con un margen de maniobra demasiado amplio para la toma de decisiones, puesto que necesita el apoyo de todos los miembros que formen el consejo, para llevar a cabo cualquier tipo de acción.

Puede darse el caso de que existan diferentes administradores mancomunados dentro de una empresa, cada uno de ellos especializado en un área distinta.

Se trata de una figura que ofrece un mayor control a cada una de las partes de la empresa, en cuanto a la toma de decisiones se refiere, y que además favorece que dichas decisiones sean tomadas bajo consenso.

Es habitual que el papel de administrador mancomunado lo ejerza una persona que no tenga ningún tipo de vínculo con ninguno de los socios, con el objetivo de garantizar imparcialidad a la hora de actuar.

Administrador solidario

La figura del administrador solidario es totalmente opuesta a la del administrador mancomunado, ya que este sí que tiene total libertad para tomar decisiones sin necesitar el apoyo de los socios.

Podríamos decir que el administrador solidario tiene poder total en cuanto a la toma de decisiones se refiere, pudiendo firmar un contrato para la realización de tareas con otras compañías externas, en nombre de la propia empresa.

Los administradores solidarios son nombrados en consenso por todos los socios que forman el consejo empresarial, otorgándoles plenos poderes para dirigir la empresa, siempre dentro de la legalidad.

La función del administrador solidario es ofrecer una mayor ligereza a la toma de decisiones, ya que podrá tomar cualquier tipo de decisión, aunque el resto de socios estuvieran en desacuerdo. Esto, aunque debería traducirse en una mayor rapidez resolutiva, también tiene el riesgo de dejar la gestión de toda la empresa a una única persona.

Administrador concursal

La figura del administrador concursal, aparece en el momento en el que una organización empresarial entra en concurso de acreedores. Una situación excepcional, que requiere además de una serie de medidas concretas, que garanticen el cumplimiento de las obligaciones por parte de una empresa, al entrar en concurso.

Tal y como establece la vigente Ley Concursal, la persona que ejerza el cargo de administrador concursal, debe ser un abogado con al menos cinco años de experiencia profesional, un economista, un titulado mercantil o un auditor de cuentas, con experiencia en el ámbito concursal a lo largo de su trayectoria.

El principal objetivo de los administradores concursales es supervisar que se cumplen las obligaciones de la Ley Concursal, y para ello deberá analizar exhaustivamente la relación entre créditos y acreedores, para tratar de encontrar la reordenación de deuda más eficaz, además de un inventario de la organización.

Diferentes formas de administrar una empresa

A la hora de administrar una empresa, se puede optar por un administrador único, por varios administradores, o por implantar un Consejo de Administración:

Administrador único

Una sola persona física es la encargada de llevar a cabo todas las funciones que derivan de la administración, así como hacerse responsable de todas las acciones u omisiones llevadas a cabo.

Varios administradores

Al haber diferentes administradores dentro de una empresa, existen diversas alternativas en cuanto a la toma de decisiones y a la organización de la propia empresa.

Consejo de Administración

Para implantar un Consejo de Administración, debe estar previsto en los propios estatutos de la empresa, y puede estar formado por un mínimo de tres miembros, y un máximo de doce.

El Consejo de Administración no suele ser común en las sociedades limitadas, puesto que no resulta eficiente para la toma de decisiones.

Conclusión

Todos los diferentes tipos de administrador en una sociedad empresarial pueden entrañar riesgos y responsabilidades, por ello es importante conocer los diferentes administradores que puede haber dentro de una empresa, así como las funciones y responsabilidades de cada uno, antes de decidirse por implantar un tipo de administrador en tu empresa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies