La quiebra es algo que toda empresa quiere evitar, y que se muestra como una de las principales preocupaciones de cualquier negocio en tiempos de crisis, como en la que nos encontramos actualmente ha causa del coronavirus, que ha provocado la quiebra de miles de negocios en nuestro país.

Cuando hablamos de quiebra, nos estamos refiriendo a una situación en la que la empresa no puede afrontar sus pagos durante un largo periodo de tiempo, ya que estos superan a los beneficios y a los recursos disponibles. Una situación que se vuelve insostenible e imposible de solucionar, lo que acaba provocando la disolución de la empresa.

Por lo general, la quiebra no es algo que surja de la noche a la mañana, sino que es el resultado a una larga crisis empresarial de la que no se ha conseguido salir, entre otras cosas, porque no se ha actuado a tiempo.

Por ello, hoy en AYCE Laborytax te contamos los principales síntomas que te permitirán detectar una quiebra antes de que sea demasiado tarde, cómo actuar ante esta situación, y las consecuencias para tu empresa de entrar en quiebra.

Síntomas para detectar y anticiparte a una quiebra empresarial

Fuerte caída de las ventas

El principal síntoma de una quiebra empresarial es una fuerte caída de las ventas durante un largo periodo de tiempo. Hay que hacer hincapié en “un largo periodo de tiempo”, ya que todas las empresas atraviesan momentos en los que se reducen las ventas, pero cuando esto se convierte en algo habitual, se trata de un grave problema ante el que hay que tomar decisiones para tratar de solucionarlo cuanto antes.

Los gastos superan a los ingresos

Siguiendo en la línea anterior, otro síntoma que evidencia una quiebra es que los gastos sean superiores a los ingresos, algo insostenible para cualquier empresa, ya que no podrá cumplir con todas sus obligaciones financieras.

Esto derivará en una falta de liquidez, que provocará que la empresa vaya acumulando deudas a largo plazo que, de no solucionarse esta situación, irán aumentando hasta llegar a ser insostenibles.

No quedan ahorros en caja

Si después de años en los que contabas con un importante colchón económico que te permitía afrontar con garantías cualquier pequeña crisis, después de un tiempo, no quedan ahorros en caja, es un síntoma claro de que tu empresa está en riesgo de quiebra.

Los ahorros son el pilar de cualquier negocio, que le permite sobrellevar momentos económicos complicados. Por ello, cuando una empresa no cuenta con ahorros, está totalmente en riesgo, y no tendrá garantías para salir adelante en un momento complicado.

Mala reputación

La mala reputación de una empresa es uno de los pasos previos a la crisis. Ya sea porque has bajado la calidad, porque han aparecido nuevos competidores más atractivos o porque el producto o el servicio que ofreces ha bajado la demanda, la satisfacción de los clientes es fundamental para cualquier empresa.

Por ello, una crisis de reputación podría alejar a tus clientes habituales e impedir atraer a nuevos, lo que provocaría una caída en las ventas que podría desembocar en quiebra.

Tu empresa ha entrado en concurso de acreedores

Por último, si tu empresa ha entrado en concurso de acreedores, significa que está al borde de la quiebra, ya que el concurso de acreedores es un instrumento que trata de solventar una situación de crisis económica extraordinaria, cuando una empresa no tiene la suficiente liquidez para cumplir con sus obligaciones.

Aunque son muchas las empresas que han continuado su actividad y han salido a flote después de entrar en concurso de acreedores, por lo general, el concurso de acreedores es el paso previo a la quiebra.

¿Cómo actuar para evitar la quiebra?

Si tu empresa está en crisis y quieres evitar la quiebra a toda costa, un plan de viabilidad será tu mejor aliado, a través del cual puedas realizar una reestructuración de la empresa que te permita hacerla más competitiva y eficiente en el mercado, y lo más importante, mantener se actividad.

Aunque dependerá de la naturaleza y la situación en la que se encuentre cada empresa, un plan de viabilidad tiene el objetivo de reducir los gastos, aumentar las ventas y refinanciar la deuda, y para ello marca las pautas para reducir la morosidad, incorporar nuevos profesionales que permitan afrontar la situación de crisis en las mejores condiciones, así como detectar los diferentes errores y debilidades de la empresa, para tratar de convertirlos en oportunidades.

Por tanto, el plan de viabilidad es un mecanismo clave para salir de la crisis y evitar la quiebra, y puede ser la diferencia entre salir hacia adelante o tener que disolver la empresa.

Te interesa:

¿Quieres hacer un Plan de Viabilidad que te permita evitar la quiebra? ¡Contacta con nosotros!