¿Qué es la Unión Temporal de Empresas (UTE) y cuándo es un mecanismo efectivo?

2019-02-14T17:11:06+00:0012/12/2018|

Cada vez son más las empresas que se especializan en una serie de servicios o productos, y con el objetivo de ofrecer un trabajo de la mayor calidad a los clientes, deciden unirse de manera temporal con otras empresas especializadas. Una acción que está definida como Unión Temporal de Empresas (UTE), y que en el post de hoy te la vamos a explicar detalladamente.

¿Qué es una UTE?

Como ya hemos dicho, UTE significa Unión Temporal de Empresas, y es el término que utilizamos cuando dos, o más empresas diferentes, se unen para llevar a cabo un trabajo concreto, durante un tiempo determinado. Mientras dure esta unión, ambas empresas estarán constituidas como una sola.

Al configurar una UTE, aquellas empresas relacionadas pondrán en común todos sus recursos, con la intención de conseguir realizar el trabajo de la mejor manera posible, y tratar de ofrecer la más alta calidad.

Para llevarse a cabo, una Unión Temporal de Empresas necesita el otorgamiento de una escritura pública, en el que aparezca el objeto de la unión, su domicilio social, aportaciones realizadas al fondo común, designación de un gerente único, proporción de cada empresa, duración del acuerdo, etc.

Hay que especificar que en la mayoría de casos, si no se produjese la unión de estas empresas, no sería posible llevar a cabo el proyecto o trabajo que tienen entre manos. Además, a través de una Unión Temporal de Empresas, se consiguen abaratar costes.

Aspectos legales de una Unión Temporal de Empresas

La Unión Temporal de Empresas está regulada por la Ley 18/1982, sobre el Régimen Fiscal de Agrupaciones y Uniones Temporales de Empresas y de las Sociedades de Desarrollo Regional. Posteriormente, esta ley fue reformada mediante la Ley 12/1991 de Agrupaciones de Interés Económico.

Aunque se trata de un mecanismo que resulta muy efectivo para ciertas ocasiones, especialmente cuando se pretenden llevar a cabo proyectos de grandes dimensiones, es importante tener en cuenta una serie de aspectos legales para su constitución:

  • Una UTE no tiene personalidad jurídica propia.
  • La duración de una UTE debe establecerse previamente en los estatutos que hayan redactado las empresas que la forman. En cualquier caso, la duración no podrá superar en ningún caso los 25 años, a excepción de aquellos contratos destinados a la ejecución de obras o explotación de servicios públicos, donde el periodo máximo será de 50 años.
  • La Unión Temporal de Empresas cuenta con un único objetivo, el cual se llevará a cabo de manera colaborativa entre dos o más empresas.
  • Para crear una UTE es indispensable la intervención notarial.
  • Una UTE debe quedar registrada en el Registro Mercantil.
  • Una UTE es un sujeto pasivo del Impuesto de Sociedades y del IVA.
  • La UTE deberá asignar un gerente, que se encargue de representarle en todo tipo de actos y operaciones en las que participen terceros.
  • El contrato de la constitución de la UTE deberá ser una escritura pública, en el que tendrán que aparecer la denominación o razón, el objeto, la duración, el domicilio fiscal, el gerente, la responsabilidad, los pactos y, en el caso de que las hubiera, también las aportaciones realizadas por cada empresa.

Quizá te interese:

Consejos básicos para elaborar la política de gestión de documentos electrónicos de una empresa


Principales razones por las que formar una Unión Temporal de Empresas

Cuando se forma una UTE, se hace habitualmente para tratar de acometer un proyecto, una obra o un servicio de grandes dimensiones, que en la mayoría de casos, no podría llevar a cabo una sola empresa.

Entre las principales ventajas que ofrece una UTE, hay que destacar el importante ahorro económico que supone, ya que al unirse diferentes empresas, se consiguen abaratar costes, además de ofrecer un servicio mucho más profesional y unos mejores resultados.

Y además de disfrutar de un mayor ahorro económico, también se consigue una mejor organización, ya que se optimizan los sistemas de control, de información, de publicidad, recursos humanos, etc.

Hay que dejar claro que una vez la UTE haya cumplido con su objetivo, se procederá a su disolución, extinguiendo la unión temporal entre las diferentes empresas que la formaban.

Conclusión

La Unión Temporal de Empresas (UTE) es un mecanismo al que cada vez acogen más empresas, que habitualmente suelen tener en común que son grandes empresas del sector de la construcción o del sector servicios. Por el contrario, las PYMEs todavía no acostumbran a acogerse a este modelo, principalmente porque no suelen afrontar proyectos tan grandes, que precisen de la unión con otras empresas.

En cualquier caso, si estás valorando la posibilidad de acogerte al modelo UTE, pero tienes alguna duda al respecto, en AYCE Laborytax disponemos de un completo equipo de asesores fiscales y asesores jurídicos, que te ofrecerán toda la información y el asesoramiento que necesites, para así poder aprovecharte de las múltiples ventajas que ofrece.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies