¿Bien, mal o regular? Así se mide la salud financiera de tu negocio

2019-02-27T13:13:43+00:0014/12/2018|

Una de las principales preocupaciones de todo empresario, es conocer en todo momento el estado en el que se encuentra la salud financiera de su negocio. Para ello es fundamental hacer constantes chequeos que permitan tanto mantener la estabilidad económica de la propia empresa, como prever posibles problemas que pudieran surgir en el futuro, y así conseguir revertir la situación antes de que sea demasiado tarde.

Por ello en AYCE Laborytax te vamos a dar las pautas necesarias para medir la salud financiera de tu empresa y comprobar si tu negocio está funcionando como esperabas.

Claves para medir la salud financiera de tu negocio y adelantarte a los problemas

¿Tiene tu empresa suficiente liquidez?

Lo primero que debes hacer para conocer de primera mano el estado de salud en el que se encuentran las finanzas de tu negocio, es comprobar qué tal está de liquidez, algo indispensable si quieres mantener tu empresa no solo a corto plazo, sino durante un largo periodo en el tiempo.

Para ello tendrás que analizar la cantidad de efectivo que tienes disponible, y también los activos, que en el futuro podrían convertirse en efectivo. De esta forma conocerás si estás en disposición o no de cumplir con tus obligaciones económicas.


Quizá te interese:

¿Cómo evaluar el estado financiero de tu empresa para facilitar la toma de decisiones?


Existe un ratio financiero que te será de gran ayuda para comprobar si tu empresa tiene la liquidez suficiente, al que se le conoce como la prueba ácida, y cuya fórmula es la siguiente:

Prueba ácida = (activo corriente – inventarios) / pasivo corriente

De esta forma, poniéndonos en la situación de que dispones de un activo corriente de 20.000 euros, unos inventarios de 12.000 euros y un pasivo corriente de 10.000, tras aplicar la prueba ácida el resultado sería 0,8 euros. Esto significa que dispondrías de 0,80 euros para pagar cada euro que debe la empresa, y que por tanto, no estarías en disposición de afrontar la deuda total sin vender parte de tus activos.

¿Es tu empresa lo suficientemente solvente?

Cuando hablamos de si una empresa es solvente o no, nos estamos refriendo a si está en condiciones de cumplir con sus obligaciones de deuda en este mismo momento. Para comprobarlo, habría que conocer la relación existente entre la deuda y el capital de la empresa.

“Los ratios financieros son indicadores que vinculan dos variables dentro de las finanzas de una empresa, para el análisis financiero y la toma de decisiones”. 

Si dicha relación fuera baja, significaría que son los accionistas los que están financiando las operaciones, más que los acreedores, algo que resultaría una gran ventaja para la empresa, y que sin duda sería una muestra de su solidez.

¿Es tu empresa eficiente?

Una de las claves para que una empresa goce de una buena salud financiera, es que sea eficiente, algo que se puede medir a través de un indicador conocido como margen operativo.

El margen operativo muestra el porcentaje que suponen los beneficios de una empresa, antes de los intereses e impuestos, sobre el total de ventas. Cuanto más alto sea el margen operativo de la empresa, significará que la empresa está obteniendo una cantidad superior por cada euro que consigue a través de sus ventas.

El resultado del margen operativo mostrará si la gestión de una empresa está siendo correcta, así como si la compañía está siendo capaz de superar aquellos obstáculos financieros que se va encontrando a lo largo de su actividad.

¿Tiene tu empresa la rentabilidad necesaria?

Aunque es cierto que una empresa podría mantenerse durante un periodo de tiempo sin ser rentable, la realidad es que para sobrevivir al paso de los años es fundamental tener la rentabilidad suficiente.

Para conocer si la empresa es o no rentable, el indicador en el que hay que basarse es el margen neto, entre el beneficio neto y la cifra de negocios.

Cuanto más alto sea el margen neto, mayor será el margen de seguridad financiera de la empresa, lo que indicará que la empresa está en mejores condiciones para poder invertir capital en su crecimiento y expansión.

El dinero de la empresa, es dinero de la empresa

Otro elemento fundamental para mantener la buena salud financiera de la empresa, es no utilizar el dinero perteneciente a la propia empresa para satisfacer gastos personales del empresario.

El dinero de la empresa debe utilizarse de manera responsable, ya que de lo contrario podría ponerse en riesgo la seguridad económica y el futuro de la propia empresa.

Conclusión

Medir la salud de tu empresa regularmente es fundamental para saber si está funcionando correctamente, ya que a lo largo de un ejercicio se recogen una gran cantidad de datos contables financieros que se deben analizar y evaluar. De esta manera podrás establecer estrategias y tomar soluciones en caso de que aparezcan contratiempos en la entidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies