El paro de los Autónomos: Guía para obtener la prestación por cese de actividad profesional

2018-08-30T11:52:00+00:0006/10/2017|

Los autónomos son un sector de la sociedad con unas condiciones especiales a nivel laboral. Ellos son sus propios jefes y los que deciden su horario laboral. También cuentan con un sistema fiscal especial, siendo obligados a pagar una cuota de autónomos además de su IRPF o impuesto de sociedades correspondiente. Desde hace cinco años, el paro de los autónomos está disponible después de la entrada en vigor de la Ley 32/2010, el pasado 6 de noviembre del año 2010.

Requisitos para Solicitar la Prestación por Cese de Actividad de un Autónomo

Al igual que ocurre con cualquier desempleado, para solicitar el paro para autónomos es necesario cumplir con una serie de requisitos. Para empezar, debes estar afiliado y tener el alta en el RETA y contar como mínimo con 48 meses cotizados (el mínimo para pedir las ayudas para autónomos), y haber cotizado de forma consecutiva los 12 meses anteriores al cese de la actividad.

Como en cualquier actividad laboral, es ilegal cobrar el paro y seguir trabajando al mismo tiempo. Por ello, es obligatorio legalizar la situación laboral cesando la actividad y suscribiendo que se encuentra en búsqueda activa de un nuevo empleo o emprendiendo pronto un nuevo negocio autónomo.

Obviamente, si se encuentra en edad de jubilación, pero se ha decidido seguir trabajando, no se permite cobrar la cotización por paro, con la excepción de no haber cumplido los 48 meses de trabajo estipulados anteriormente. En caso contrario, solo se tendrá derecho a percibir la pensión correspondiente.

Los pagos a la Seguridad Social deben estar completamente actualizados. En caso de que no sea así, pero se cuenta con el mínimo cotizado, se abrirá un período de 30 días naturales para ponerse al día. Es lo que se conoce como “invitación al pago”.

Otro de los requisitos para el paro del autónomo es estar completamente limpio con la ley. Los autónomos que cuenten con una infracción penal que les impida ejercer la actividad y tengan cotizado el mínimo de 48 meses no tendrán derecho a percibir ningún tipo de paro. Cumplir todas estas obligaciones es necesario para poder beneficiarse de la cotización por paro.

¿Qué Duración Tienen Estas Ayudas para Autónomos?

48 meses es el mínimo para pedir la baja de autónomos por cese de actividad (además de tener el año anterior cotizado de forma consecutiva). Sin embargo, la cantidad de meses cotizados determinará la duración de la prestación del paro del propio autónomo.

De doce a diecisiete meses comportarán dos meses de prestación, de 18 a 23, tres meses de prestación, aumentando un mes de prestación por cada cinco meses cotizados hasta poder llegar a los 48 meses o más que permitirán recibir la prestación correspondiente durante un año.

Sin embargo, en el régimen de los autónomos se establecen diferencias para los trabajadores de 60 a 64 años. De 12 a 17 meses siguen siendo dos meses de prestación.

En cambio, mientras a los menores de 60 años se les da un mes de prestación más por cada cinco meses cotizados, a este grupo se le aumenta dos meses por cada cinco meses cotizados hasta llegar a los 48 meses donde también recibirían un año de prestación.

Otra de las grandes preocupaciones de los autónomos es la cantidad a la que llegará esta prestación.

La ley establece que cobrarán el 70 % de su base reguladora.

Esta base reguladora se define como el promedio de las bases de las actividades de los autónomos durante los últimos 12 meses consecutivos que se deben acreditar para solicitar el paro. Por ejemplo, si la media de un autónomo asciende a una base reguladora de 893,16 euros en 2016, este autónomo, en caso del cese de actividad, estará en el derecho de solicitar una prestación de 625 euros al mes durante los meses que le dure la prestación.

Otra de las variables que implica en el cálculo de la prestación por desempleo de los autónomos es la base de cotización. El tipo que se aplica para intentar proteger el cese de actividad es del 2,2 %. En 2015, se flexibilizó esta cuota eliminando la cuota por riesgos laborales y permitiendo aumentar las prestaciones por cese de actividad.

Sin embargo, la ley indica que los trabajadores autónomos que se acojan a esta protección recibirán una reducción de medio punto en su cuota.

Las Dificultades de los Autónomos

Cinco años después de dar la posibilidad a los autónomos españoles de percibir una prestación por desempleo, como el resto de colectivos, la valoración no es positiva.

Una de las grandes dificultades para poder empezar a cobrar el paro estaba en las trabas de las mutuas para poder aprobar esta prestación. En 2015, se aprobó la nueva Ley de Mutuas que aumentó el número de autónomos con capacidad para poder recibir esta prestación.

Los últimos estudios demuestran que se ha aumentado el número de autónomos que se benefician de esta posibilidad, pero la cuantía a percibir por este colectivo sigue siendo baja.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies