Novedades sobre la gestión de aplazamientos del IVA en 2017 para autónomos y pymes

2018-08-30T11:52:04+00:0029/05/2017|

Una cuestión que ha venido generando mucha controversia para pymes y autónomos ha sido el aplazamiento del IVA. En las últimas modificaciones legislativas se han introducido cambios orientados a solucionar el problema ligado al pago del IVA repercutido en los casos en que no ha sido cobrado por parte del cliente.

La Ley General Tributaria, en el texto de su artículo 65, determina que, para poder realizar el aplazamiento del pago de IVA repercutido, es necesario que se justifique que no ha cobrado ese importe.

Esta obligatoriedad viene recogida, igualmente, en el Real Decreto Ley 10/2016 y ha supuesto una gran convulsión en el ámbito de pymes y autónomos.

Sin embargo, a partir de 2017, gracias a una modificación introducida por el departamento de recaudación de la AEAT en la Instrucción 1/2017 de 18 de enero, se elimina la necesidad de justificar no haber cobrado esos importes para cantidades inferiores a 30.000 euros.

El aplazamiento en el IVA trimestral se concede por un periodo máximo de 6 meses para sociedades y empresas, y por un periodo de 12 meses en el caso de personas físicas. Todo ello, siempre y cuando el importe no supere los 30.000 euros.

Si está en esta situación y necesita solicitar un aplazamiento del pago del IVA en autónomos, debe saber los requisitos y pasos que ha de dar para proceder a su solicitud.

Cómo pedir el aplazamiento del IVA trimestral para pymes en 2017

El IVA en España siempre ha generado debates y polémicas. Uno de los principales motivos por los que se trata de un tema que preocupa a pymes y autónomos es el hecho de que tiene una repercusión directa sobre el flujo económico disponible para las empresas.

Tras los cambios producidos en 2017 sobre el tratamiento que las empresas pueden dar al IVA y la posibilidad de su aplazamiento, una de las principales preocupaciones que seguramente tenga será conocer cómo puedes solicitar ese aplazamiento.

Considerando que solo se puede aplazar sin necesidad de aportar garantías en los casos en que el importe sea inferior a 30.000 euros, si quieres solicitar su aplazamiento deberá tener en cuenta lo siguiente:

  • Es necesario realizar el pago de la parte de deuda con Hacienda que se corresponde con las cuotas que han sido repercutidas y que sí que ha cobrado.
  • En las solicitudes de aplazamiento que se tramiten se establecerá que en el momento en que reciba el cobro del importe dispondrá de un plazo de 10 días para hacer el ingreso en Hacienda. Esto será así aun cuando en el momento del cobro de la factura no se haya cumplido el plazo establecido para el aplazamiento.
  • Para el aplazamiento se requiere garantía que podrá ser un aval de un banco o un certificado de seguro de caución.
  • El periodo de tiempo máximo de aplazamiento del IVA en autónomos que podrá solicitar si se cumplen los requisitos es de 36 meses, en caso de ofrecer como garantía un aval bancario, o de 24 meses en caso de que la garantía ofrecida sea cualquier otra.
  • Por el mero hecho de que solicite el aplazamiento, se da por supuesto que no se ha producido el cobro de ese IVA repercutido por parte del cliente.

Cómo contabilizar el aplazamiento del IVA superior a 30.000 euros

En el caso de que la cantidad que se pretenda aplazar sea superior a 30.000 euros, los requisitos que debe cumplir si es empresa serán diferentes:

  • Listado de las facturas que ha emitido y que no han sido cobradas, incluyendo una identificación de los clientes, el importe de la factura y la fecha límite de pago.
  • Un justificante para acreditar que las facturas no han sido pagadas.
  • Listado de las facturas que ha recibido incluyendo información de los proveedores e importes e informar sobre si se han abonado y por qué medios.
  • Justificación de las acciones llevadas a cabo para reclamar el pago de las facturas.

Repercusiones del pago del IVA en autónomos

Los autónomos se enfrentan con mucha frecuencia a problemas ligados al pago del IVA. La principal dificultad para este colectivo radica en que las cantidades que se abonan en este concepto tienen una repercusión importante sobre la cantidad de dinero disponible para su actividad y en su liquidez.

Gracias a los cambios que se han descrito y que han flexibilizado para este colectivo el pago del IVA, la situación a la que se enfrenta en su actividad es más estable y puede llevar un mayor control sobre los gastos y los ingresos que afecten a su actividad.

En función de la información analizada en este artículo, se puede afirmar que la legislación ha establecido medidas más favorables a los autónomos y pymes que necesitan de mayores márgenes que las grandes empresas y ello repercute de forma importante sobre la liquidez disponible por este colectivo para hacer frente a los pagos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies