Descubre las diferencias entre asesoría y consultoría para empresas y sabrás qué servicio necesita tu negocio

2019-08-09T13:22:10+00:0002/08/2019|

Asesoría y consultoría de empresas

Cada vez son más las empresas que se ven obligadas recurrir a los servicios de una asesoría y consultoría externa, con el objetivo de cumplir con las metas marcadas y lograr el crecimiento deseado.

La asesoría y consultoría para empresas hace referencia a algunos servicios subcontratados por las empresas, para recibir asesoramiento y ayuda de profesionales altamente capacitados para mejorar aspectos como la gestión, el análisis, la resolución de problemas, …etc. que pudieran surgir en nuestra empresa.

Aunque en un primer momento ambos servicios pueden resultar muy similares, lo cierto es que existen algunas diferencias entre asesoría y consultoría para empresas debes conocer, para saber cuál de los dos servicios es el que mejor se ajusta a lo que necesita tu negocio.


Te interesa: 

Las ventajas de contratar un asesor fiscal.


¿Cuáles son las principales diferencias entre asesoría y consultoría para empresas?

Si hiciéramos un rápido resumen de la diferencia entre asesoría y consultoría para empresas, diríamos que la asesoría se utiliza para temas permanentes a largo plazo, sirviendo de apoyo a la empresa durante un periodo de tiempo, mientras que la consultoría está más indicada para temas puntuales y específicos.

Tanto la asesoría como la consultoría tratan de ayudar a una empresa a alcanzar sus objetivos de la siguiente forma:

  • Ayudan a descubrir y resolver posibles problemas de gestión y empresariales.
  • Identifican y evalúan nuevas oportunidades de negocio.
  • Ofrecen formación y mejoran el aprendizaje.
  • Ponen en práctica los cambios propuestos.

Esta sería una descripción breve de las diferencias entre asesoría y consultoría para empresas, pero somos conscientes de que es probable que no resulte suficiente y todavía queden dudas a la hora de escoger el servicio más adecuado.

¿Qué es una asesoría para empresas?

Asesoría y consultoría de empresas

Un asesor es un profesional con amplios conocimientos a nivel legal, administrativo, fiscal y contable, cuya principal función es asesorar a empresas, negocios y/o autónomos, ayudándoles a analizar sus cuentas y a evaluar el rendimiento de su negocio.

Al contratar los servicios de una asesoría de empresas, el asesor se encargará de preparar los documentos fiscales y contables del negocio y presentarlos a la Administración, además de analizar las cuentas y tomar medidas para favorecer el crecimiento de la empresa.

Otra de las funciones de un asesor puede ser la de supervisar y analizar la organización de manera constante, para así prevenir posibles situaciones de riesgo en la empresa.

Sin duda, la figura de un asesor es clave para el buen funcionamiento de una empresa o negocio, teniendo la garantía de que se adaptará y cumplirá en todo momento a la legislación vigente.


Te interesa: 

¡Alerta! Estos son los riesgos de contratar asesorías a coste cero para tu empresa.


¿Qué es una consultoría para empresas?

Asesoría y consultoría de empresas

Una consultoría para empresas, a diferencia de la asesoría, es un servicio puntual para tratar temas específicos que requiera nuestro negocio, en determinadas situaciones.

Cuando existe un problema en una empresa, el cual requiere de un completo análisis; la figura de un consultor se muestra indispensable, encargándose éste de revisar el problema y de dar los pasos necesarios para solucionarlo.

Es importante tener claro que el consultor no hace un seguimiento, ni tiene un historial de la empresa, por lo que la consultoría solo es válida como servicio puntual para las empresas, evaluando un departamento o la empresa en su totalidad, para definir las pautas que ayuden a resolver el problema de la manera más eficaz.


Te interesa: 

¿Qué hace un auditor de cuentas? Conoce sus principales funciones.


Asesoría o consultoría para empresas: ¿Qué necesita tu negocio?

Una vez conocemos las diferencias entre asesoría y consultoría para empresas, llega la hora de decidir qué servicio se adapta mejor a las necesidades de tu negocio.

Si lo que quieres es contar con profesionales que te ayuden a hacer crecer tu negocio, necesitas una asesoría para empresas, que te ayude a prevenir situaciones y supervisar tus cuentas, para garantizar el bienestar y el crecimiento de tu negocio.

Con un asesor tendrás la tranquilidad de saber que toda la información de tu empresa estará supervisada por un profesional, que se asegurará de que cumplir con la legalidad vigente. Además, te ofrecerá datos para que puedas conocer la situación de tu empresa en cada momento, y también previsiones futuras para evitar posibles sorpresas.

Si en cambio lo que necesitas es poner remedio a un problema ya existente, de manera puntual, necesitas la figura de un consultor para empresas, que se encargue de analizar la situación actual de tu negocio y ofrecerte las pautas para que puedas poner solución a dicho problema.

 

Conclusión

Las diferencias entre asesoría y consultoría para empresas son importantes, y merece la pena conocerlas para no equivocarte al contratar sus servicios. Ya lo sabes, si necesitas solucionar un problema puntual y específico, contrata a un consultor, mientras que si lo que quieres es llevar una buena organización de tu negocio y conseguir que crezca en el futuro, en un asesor encontrarás a tu mejor aliado.

Eso sí, debes saber que existen empresas como AYCE Laborytax, que te ofrecen los dos servicios de manera conjunta, para trabajar de una manera más completa y en profundidad los objetivos que quieras alcanzar con tu negocio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies